Las freidoras agua-aceite hasta hace no mucho tiempo lo más común era verlas en cocinas profesionales, debido a que brindan la oportunidad de cocinar los alimentos de manera más rápida pero está tendencia está cambiando y hoy por hoy las freidoras de agua aceite están conquistando las cocinas domésticas. Además este tipo de freidoras ayudan a mantener las propiedades nutricionales de los alimentos y suponen un ahorro de energía frente a otros tipos.

¿Cómo Funcionan las Freidoras Agua-Aceite?

La cubeta de este tipo de freidoras se encuentra dividida en dos partes, en la superior se ubicara el aceite y debido a la diferencia de densidad, el agua se coloca en la inferior, la cual servirá como filtro permanente.

Generalmente, en las freidoras tradicionales los restos y sobras que los alimentos desprenden mientras se fríen, terminan almacenándose en el fondo, lo cual causa que sea necesario cambiar el aceite constantemente o filtrarlo de forma manual, porque un exceso de residuos o un aceite mal filtrado podría generar una indeseada mezcla de sabores en los alimentos.

Sin embargo, en el caso de las freidoras con agua y aceite, el sistema que poseen ofrece un filtrado mucho más eficaz, ya que cuando los residuos se almacenan en el fondo, se acumulan en la parte del agua, lo cual hace que sea posible eliminarlos fácilmente sin necesidad de malgastar una sola gota de aceite y permitiendo que se mantenga puro durante un mayor tiempo.

Debido a dicho sistema, se pueden freír diferentes clases de alimentos usando el mismo aceite sin correr el riesgo de que los sabores se mezclen o que se almacenen los residuos que desprende la comida.

Este tipo de freidoras poseen un grifo de vaciado en la zona inferior de la cubeta, de modo que es mucho más sencillo vaciar el agua que contiene los residuos de los alimentos, para después colocar de nuevo agua limpia, por lo que la freidora estará preparada para una nueva fritura. Igualmente, la limpieza de las freidoras de agua-aceite suele ser muy sencilla, dado que siempre que se cambia el agua se están eliminando los restos de alimentos, sin que sea preciso filtrar el aceite.

Por lo general, las freidoras de agua y aceite suelen contar con una resistencia móvil, la cual da la posibilidad de calentar únicamente el aceite que se requiere para realizar cada fritura, permitiendo que la freidora trabaje con mayor velocidad y que el aceite dure más tiempo. Lo que resulta ser otra gran ventaja frente a aquellas freidoras que cuentan con el elemento de calefactor fijo, las cuales obligan a calentar por completo la cantidad de aceite que se tenga, sin importar la cantidad de los alimentos que se vaya a cocinar.

Ventajas de las Freidoras de Agua y Aceite

Dentro de las principales ventajas que la freidora con agua y aceite brinda a tu cocina se encuentran las siguientes:

  • Mayor ahorro de energía, debido a que calienta únicamente la cantidad de aceite que se requiere para la fritura.
  • Mucha más rapidez, ya que se puede seleccionar la cantidad de aceite que se quiere calentar.
  • El aceite dura más tiempo, ya que al no entrar en contacto con los restos de cada fritura y al no calentarse por completo, es posible utilizarlo al momento de hacer más frituras.

Recomendaciones para su uso y limpieza

  • Agrega un puñado de sal al agua con el propósito de incrementar su densidad e impedir que se mezcle junto al del aceite, especialmente si vas a usar la freidora frecuentemente.
  • Para impedir que los alimentos que frías absorban el aceite, sería recomendable que la cantidad de aceite no cubra a los alimentos más de 1cm.
  • Es posible realizar la limpieza de las freidoras de agua y aceite en el lavavajillas y también en el fregadero, usando agua tibia y detergente, siendo preciso que lo dejes reposar por algunos minutos para eliminar la grasa.

Conclusiones

Las Freidoras de agua y aceite suelen ser aparatos cómodos de usar, muy resistentes y de fácil mantenimiento, además son sencillas de manipularlas y limpiarlas.

Son freidoras diseñadas con el propósito de extender el tiempo de vida útil del aceite e impedir que se mezclen distintos sabores. Las freidoras de agua-aceite, aunque suelen ser de un coste más elevado que el resto de freidoras domésticas, están aumentando su presencia en los hogares gracias a sus buenas prestaciones.

Tienes que tener en cuenta que al utilizar cualquier tipo de freidora tradicional, los residuos de la fritura normalmente terminan en el fondo, mientras que la ventaja distintiva por la cual estas freidoras son tan demandadas, es que los residuos terminan en el agua evitando que manchen el aceite. Lo que quiere decir que el agua de estas freidoras funciona como un filtro que evita las desagradables mezclas de sabores en los alimentos,y permite realizar varias frituras utilizando un mismo aceite.