Las freidoras eléctricas domésticas son las que más proliferan en las cocinas españolas, por así decirlo son las freidoras tradicionales de toda la vida. Es un electrodoméstico que nos facilita la vida a la hora de freír cualquier clase de alimento, pero no funcionan únicamente para freír, sino también para adobar, cocinar o dorar todos los alimentos que desees.

Ventajas y Desventajas de las Freidoras Eléctricas

Muchos de vosotr@s me preguntáis si resulta mejor freír los alimentos usando una sartén ya que ésta requiere de una menor cantidad de aceite, que se limpia de forma más sencilla frente a una freidora doméstica eléctrica que además os quitáis un cacharro menos dentro de la cocina…, las razones para optar por una u otra opción varían.

Sin embargo, es necesario decir la verdad y lo cierto es que las freidoras eléctricas domésticas brindan múltiples ventajas, las cuales te menciono a continuación junto con unos tips para que las utilices adecuadamente:

  • Las freidoras domésticas son realmente sencillas de utilizar. Únicamente tienes que colocarle el aceite, elegir la temperatura y que se caliente.
  • Son mucho más seguras. Al poder mantener bajo control la fritura e incluso poder taparlas, es posible prevenir esas peligrosas salpicaduras que causa el aceite.
  • Los alimentos se fríen a mayor velocidad y de forma totalmente uniforme, lo cual no sucede normalmente al usar una sartén.
  • Ofrecen alimentos más saludables y con menos aceite. Las freidoras eléctricas domésticas evitan que los alimentos absorban una gran cantidad de aceite. Y debido a su canastilla, es posible dejar que los alimentos se escurran durante algunos minutos antes de comenzar a servirlos.
  • No es preciso limpiarla diariamente.
  • Es posible moverla cómodamente de un lugar a otro.
  • En las freidoras eléctricas domésticas con aceite se pueden freír más cantidad de alimentos al mismo tiempo que en una sartén.

Pero no todo van a ser ventajas y sí alguna desventaja tienen y en esta web siempre encontrarás información objetiva y tú al final sacarás tus propias conclusiones.

  • La desventaja más destacada de las freidoras domésticas eléctricas con aceite, es que utilizan una mayor cantidad de aceite que si se usara una sartén pero por otro lado las freidoras domésticas modernas filtran muy bien los residuos de las frituras por lo que la vida útil del aceite se alarga. Así que no podemos decir que sea una gran desventaja frente a la sartén tradicional 😉

¿Cuál es el Mejor Aceite para Tu Freidora Doméstica?

Las freidoras domésticas eléctricas de aceite han logrado ganarse un sitio de gran importancia dentro de la mayoría de las cocinas, ya sean domésticas o profesionales al brindar una perfecta cocción de los alimentos haciendo que las frituras sean más saludables al contener menos aceite.

Aunque preparar fritos con freidoras resulte más saludable que prepararlos con la sartén no conviene abusar de ellos debido al alto contenido calórico que contienen, siendo lo más recomendable llevar una dieta equilibrada además debes de evitar freír los alimentos con aceite requemado y/o grasas alteradas ya que además de hacer las digestiones más pesadas es una práctica muy poco saludable.

Por eso te aconsejo que para tu freidora doméstica eléctrica uses aceite de oliva virgen ya que este tipo de aceite posee una gran estabilidad que permite reutilizarlo varias veces ya que siempre y cuando lo mantengas limpio y no sobrepases los 190 grados será muy complicado que se te queme el aceite. Aquí puedes ver en Amazon el que uso yo.

Pero independientemente del aceite que se utilice, es recomendable que después de cada fritura no dejes residuos, filtra bien el aceite incluso si vas a reutilizarlo después para cocinar otra tanda de alimentos, pero debes saber que es preciso cambiarlo siempre que veas que el aceite se oscurece. El cambio de aceite siempre irá en función del uso que le des a la freidora doméstica y como digo yo siempre “el cambio de aceite siempre va a gusto del consumidor”. En mi casa lo cambio cada 5-6 usos y siempre sigo estas 3 reglas básicas:

  1. Intenta no poner al máximo la temperatura de la freidora doméstica.
  2. Por favor, jamás añadas aceite nuevo a una freidora con aceite viejo.
  3. Y por último y no menos importante: Si dudas, cambia el aceite de tu freidora doméstica.

Cómo Limpiar Tu Freidora Doméstica

Es posible ampliar la vida útil de una freidora eléctrica doméstica, siempre y cuando se le dé un apropiado mantenimiento y parte de ello consiste en limpiarlas periódicamente y filtrar el aceite utilizado cada día.

Igualmente, aparte de poder estirar su tiempo de vida útil, las freidoras eléctricas domésticas limpias suelen ser mucho más eficaces, debido a que requieren un menor gasto eléctrico.

Pasos para Limpiar una Freidora Eléctrica Doméstica

  1. Para empezar debes desconectarla y dejar que el aceite se enfríe completamente, después retira la canasta y el aceite (guardando el aceite que quieras reusar).
  2. Comienza a limpiar los restos de comida y cualquier clase de suciedad que tenga la freidora, es posible que sea preciso que la raspes un poco para poder retirar completamente los restos que se adhieren a las paredes.
  3. Retirar de la freidora cualquier tipo de resto es esencial. Tienes que ser consciente de que hay que filtrar todos los días el aceite o al menos, hacerlo tan frecuentemente como sea posible, ya que si permites que se almacenen los restos en el fondo de tu freidora doméstica, estarás causando que la propia freidora genere un mayor consumo eléctrico.
  4. Mezcla agua tibia y detergente para lavavajillas para limpiar tu freidora eléctrica doméstica, debes limpiar el recipiente para el aceite usando media taza de agua con vinagre, después enjuaga todo usando abundante agua, limpia hasta asegurarte de eliminar cualquier resto del lavavajillas y del vinagre. Después seca con ayuda de un paño limpio, por favor nunca debes conectar la freidora para secarla con su propio “calor”.

Conclusiones

Actualmente es posible comprar freidoras domésticas eléctricas con muy buena relación calidad-precio, ya que además de ser las más comunes, brindan una incomparable ventaja y es que la gran mayoría de freidoras domésticas van equipadas con un termostato que permite controlar la temperatura durante la fritura, la cual no debe superar los 180 ºC, aunque sean capaces de alcanzar temperaturas más elevadas.

Las freidoras eléctricas domésticas no requieren que estés pendientes siempre de ellas, solo debes programar la temperatura con la que freirás cada alimento y listo.
En el mercado doméstico existen otros tipos de freidoras que también te pueden interesar y son las freidoras sin aceite y las freidoras de agua y aceite. Si continúas con dudas y no sabes qué freidora doméstica comprar échale un vistazo a este otro artículo sobre las freidoras.

Ver Freidoras Eléctricas Domésticas